Trece rojas

agosto 5, 2009

Las trece rosas no eran inocentes. Lo eran sin duda de planear el asesinato de Isaac Gabaldón, pues ya estaban en la cárcel aquel 29 de julio. Pero no eran simples niñas inocentes. Eran culpables de cosas mucho más graves, y fue precisamente por eso por lo que las fusilaron. Eran culpables de luchar por un mundo mejor. Culpables de arriesgar su vida por un ideal justo. Culpables de no resignarse ante la barbarie fascista y pelear con uñas y dientes, hasta expirar el último aliento. Culpables de tener militancia política y participar activamente, a pesar de su corta edad, en la resistencia republicana. Culpables de ser comunistas.

Por eso, setenta años después de su asesinato en el paredón del cementerio de la Almudena, en aquel fatídico 5 de julio de 1939, resulta repugnante ver allí a los dirigentes del PSOE ensuciando la memoria de quienes en nada se parecieron a ellos. Porque Julia, Virtudes, Joaquina y las demás murieron por unas banderas y unos ideales que en absoluto encarnan Pajín y compañía. Por eso, su lucha jamás debe ser confundida con la cobardía y la hipocresía de un partido que hace mucho tiempo que dejó de ser socialista.

Y por eso, siete décadas después, debemos hacer cumplir el deseo de Julia Conesa, esa joven de 19 años que escribió en su carta de despedida la famosa frase “que mi nombre no se borre de la historia”. Que no se borre y que no se manche. Porque no fueron trece rosas, sino trece rosas rojas.

jpg_jpg_lastrecerosas

De campaña electoral

mayo 31, 2009

El gran despiste

mayo 13, 2009

Qué desilusión. Llevaba más de un mes de agónica espera para volver a oírlo. Concretamente desde el útlimo partido de la selección ejjpañola. Ese glorioso espectáculo donde once guerreros ibéricos se cogen de los hombros y pierden la mirada en el horizonte. Y entonces empieza a sonar: Loro-lolo-lololololololo-lo-lo-lo-lo-looooo. Ese emocionante y estruendoso ataque de hipo . Y enfocan a la cara de Sergio Ramos mirando embelesado hacia el cielo, buscando el sol (aunque sea de noche) con su camisa nueva. Y el realizador se recrea con una panorámica de las gradas, plagadas de banderas rojigualdas y gorros de torero. Y luego aparece un primer plano de Don Juan Carlos, mirando con orgullo a sus vasallos.  Se te ponen los pelos de punta.

Pero ese conmovedor minuto no sólo se puede saborear en los partidos de Ejjpaña. Hay otro evento futbolístico en el que se puede disfrutar de él: la final de la Copa del Rey. Ayer, a las 22.00, sería el momento. Los últimos minutos de espera se me hicieron eternos. Y de repente, justo en el momento de empezar a sonar la majestuosa sintonía, TVE hunde mi gozo en el más hondo de los pozos. ¡Cortan la conexión con el estadio! Que si nos vamos a Bilbao que mira qué ambiente más majo hay por aquí. Que si nos vamos ahora a la Plaza de Canaletas que hay mucha gente con banderas del Barça… ¡Pero bueno! ¡Serán empanaos! ¡Que en este mismo instante hay 50.000 personas en Mestalla entonando apasionadamente el himno patrio! En mi vida había asistido a un despiste semejante por parte de TVE. Y tenía que ser precisamente ayer, en el Athletic-Barcelona, donde según me dijeron la gloriosa melodía fue acompañada de unos excepcionales coros. Y nos lo perdimos todos. Ya es mala suerte.

Adiós

abril 28, 2009

Va a ser verdad eso de que siempre se van los mejores. La pasada madrugada, una parada cardiorrespiratoria se llevó a Javier Ortiz, periodista del diario Público. Puedo contar con los dedos de la mano (y me sobran) los columnistas que, a lo largo del tiempo, se han ganado mi confianza. Javier Ortiz era uno de ellos. Era un pequeño oasis en el desierto del pensamiento único, una pluma independiente, mordaz y crítica, siempre dispuesta a meter el dedo en la llaga. En definitiva, una especie en peligro de extinción en el mundo de los mass media, que día a día me recordaba, a través de sus artículos, que el oficio de periodista honrado existe. De mayor quiero ser como tú.

untitled

¡A por la tercera!

abril 14, 2009

Lo que sentí en ese momento es difícil de explicar. Hace ya dos años, allá por abril de 2007. Cientos de jóvenes entonábamos La Internacional puño en alto en la manifestación republicana del 14 de abril. Me dio por mirar a mí derecha y las vi. Eran un grupo de cinco o seis ancianas, bastante mayores, que nos observaban desde la acera. Algunas de ellas portaban enseñas tricolores en la solapa de la chaqueta. Y nos miraban emocionadas, con lágrimas en los ojos. 

El pasado día 1 se cumplieron 70 años desde la derrota del sueño republicano. “En el día de hoy -rezaba el último parte de guerra manuscrito por Franco aquel primero de abril de 1939-, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La Guerra ha terminado”. Siete décadas es mucho tiempo, y cada año que pasa son menos los supervivientes de aquel genocidio fascista y de aquella heroica lucha de todo un pueblo en defensa de la igualdad y la libertad. Es demasiado tiempo el que miles de ellos llevan olvidados en las cunetas de toda la península, demasiado tiempo para una memoria cautiva y desarmada, primero por cuarenta años de represión franquista y desde entonces por el olvido y el silencio impuesto en la Transición.

Por eso hoy, como cada 14 de abril, no podemos conformarnos con conmemorar el aniversario de la proclamación de la II República, en aquella alegre primavera de 1931. Porque los que lucharon por defenderla, como seguramente lo hicieron aquellas mujeres de la manifestación, no sólo se merecen un justo lugar en los libros de historia, ni un nostálgico brindis al sol. Se merecen que sus nietos recojan la bandera tricolor que a ellos les arrebataron y luchen por los ideales que fueron vilmente asesinados. Es el único homenaje válido. Y se lo debemos.

f_14_04_07_9

La cuadratura del círculo

abril 7, 2009

Más de lo mismo, pero más bonito. Así se puede resumir la cumbre del G-20 celebrada en Londres. Los principales líderes políticos de los países ricos nos dicen que a partir de ahora serán buenos chicos, vigilarán más a los banqueros y grandes empresarios para que también lo sean y así el mundo podrá disfrutar de un capitalismo sostenible (!). Es decir, que han decidido -como era previsible- que lo mejor es darle una capita de pintura a un sistema en ruinas,  ignorando a todo aquel que yace bajo sus escombros. Parece que lo importante es únicamente tapar las grietas que se han hecho tan visibles con la crisis, sin afrontar las causas que las han producido.

En realidad, el capitalismo no está en ruinas; el capitalismo funciona perfectamente, porque consiste en eso, en hacer harina con la mayoría para que unos pocos puedan amasar grandes fortunas. De ahí la incongruencia de querer cuadrar el círculo con un sistema neoliberal más “justo y regulado”.

Se empeñan en reinventar un modelo que lleva décadas demostrando sus nefastas consecuencias para la mayor parte de la población mundial, recetan más OMC, más FMI y más rescates a entidades financieras a cuenta del erario público.

Al resto, nos tocará decidir si lo que queremos es reformular el capitalismo o luchar por construir un nuevo orden mundial a base de verdaderas alternativas.

capitalismo-ilustracion

Juicio a Aznar

marzo 25, 2009

¿Crees que el responsable de la muerte de más de un millón de personas debe pagar por sus crímenes?

El pasado día 20 se cumplieron cinco años de la invasión de Iraq. Cinco años de asesinatos, destrucción, humillaciones, torturas, y todo tipo de violaciones de los Derechos Humanos por parte del imperialismo estadounidense y sus acólitos. Nadie olvida el papel de José María Aznar como cómplice de su amigo americano y, desde hace tiempo, la plataforma Juicio a Aznar ha trabajado para exigir que el hombrecillo del bigote pague por sus crímenes de guerra.

El momento de interponer la querella ha llegado y el día de comenzar el proceso legal está cerca. El próximo 3 de abril, los nombres de José María Aznar, Ana Palacio y Federico Trillo pasarán a manos de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Mientras tanto, la lista de adhesiones a la iniciativa -encabezada por personalidades como Noam Chomsky o Carlos Taibo- continúa engordando y ya cuenta con casi 27.000 firmas. Todavía puedes aportar la tuya. Nunca es tarde para hacer justicia. 

Las letras B-O-L-O-N-I-A con sangre entran

marzo 23, 2009

 

disturbios-647x2313

pelea-647x2312 

protestasbarcagran2

untitled1

untitled21

untitled31

untitled41

untitled51

untitled61

 

Sobran las palabras

Democracia a la española en Euskadi

marzo 4, 2009

No se puede realizar un análisis de las elecciones vascas del pasado domingo sin hacer mención a su vicio de origen: la ilegalización de las candidaturas de la izquierda abertzale es, de entrada, un pucherazo escandaloso. El carácter antidemocrático de la Ley de Partidos no es una ocurrencia mía, sino una evidencia de la que la misma ONU ha advertido en varias ocasiones. Ha llegado un punto en el que, en esta España de pandereta, todo nos parece normal -y sé que para muchos decir esto es como sacarse un moco en público-, pero todavía no entiendo que, en un supuesto Estado de Derecho, se encarcele a determinadas personas por el simple hecho de querer presentarse a unos comicios. En Euskadi hay un conflicto muy serio, y no creo que la solución pase por amordazar a las fuerzas políticas que pueden avanzar en su resolución por la vía democrática.

Pero el chiste es más largo. Según parece, el Parlamento vasco tendrá un Lehendakari pesoísta (me niego a llamar socialista a un miembro del PSOE) por primera vez en 30 años. No es que el PSE haya ganado las elecciones, ni mucho menos. Patxi López logró 24 escaños, 6 menos que el partido más votado, el PNV. Pero todo indica que los pesoístas formarán coalición con el PP y UPyD, alcanzando los 38 escaños que otorgan la mayoría absoluta. El argumento de derrocar el “nacionalismo” es absolutamente esperpéntico. Lejos de mí el defender a un partido católico de derechas como es el PNV, pero hay que reconocer que el nuevo gobierno que va a suplantar al de Juan José Ibarretxe no tiene nada que envidiarle en lo que a nacionalismo se refiere. A nadie se le escapa que el españolismo exacerbado es la punta de lanza del PP, y no digamos ya del partido de Rosa Díez. Por tanto, no hay que ser un genio para deducir que el deseo de Patxi López de alinearse contranatura con estos dos grupos derechistas sólo puede obedecer a un patriotismo español desmedido.

Una vez confirmada la toma del poder por parte del Frente Nacional Español, es necesario reflexionar sobre la legitimidad de su victoria democrática. En primer lugar, volvamos a la ilegalización de las listas de D3M. La izquierda abertzale llamó a sus votantes a votar nulo, para poder así contabilizar sus apoyos aunque fuese extraoficialmente. 101.000 de ellos así lo hicieron. La proyección de estos votos sería de nada menos que 7 escaños, lo que modificaría sensiblemente la composición del Parlamento vasco y privaría a los partidos españolistas de la mayoría absoluta. Pero, para terminar de despejar las dudas, basta con echar un ojo al registro de los datos electorales:

– PSE: 315.893

– PP: 144.944

– UPyD: 22.002

– PNV: 396.557

– Eusko Alkartasuna: 37.820

– Aralar: 62.214

– Ezker Batua: 36.134

– D3M (voto nulo): 100.924

* Votos del Frente Nacional Español: 315.893 + 144.944 + 22.002 = 482.839

* Votos no-españolistas: 396.557 + 37.820 + 62.214 + 36.134 + 100.924 = 633.649

Así pues, nos encontramos ante un frente españolista deliberada y artificialmente creado para la ocasión que se dispone a gobernar a una sociedad abiertamente no-españolista. Ojalá me equivoque (hay que puntualizar, porque en este país te llaman pro-etarra a la mínima), pero el juego sucio del PSOE-PP, la crispación general ante semejante fraude y el gatillo fácil de ese grupúsculo terrorista que es ETA pueden convertir Euskadi en una auténtica bomba de relojería. Y nunca mejor dicho.

La última de Belloch: una calle al Opus Dei

febrero 24, 2009

Lo del alcalde de mi ciudad es para mear y no echar gota. Para el que todavía no se haya enterado de su última extravagancia, le pongo al día rápidamente: resulta que  nuestro querido Belloch se puso hace unos días manos a la obra para cambiar el nombre de todas las calles de Zaragoza con nomenclaturas franquistas, para cumplir así con la Ley de Memoria Histórica. Bueno, pues el hombre se hizo una lista y en total le salieron cuarenta y tres. Y, haciendo gala de su gran talante, se comprometió a rebautizar dichas calles con cuarenta y tres nuevos nombres alcanzados por consenso, es decir, con los que todos los grupos políticos del Ayuntamiento estuviesen de acuerdo. Pero cuál fue la sorpresa al aparecer en el nuevo repertorio el nombre del fundador del Opus Dei (José María Escrivá de Balaguer). No en el anterior listado de vías a renombrar, sino en el de nombres sustitutivos. Como es lógico, IU y CHA dijeron que de qué iba y se pusieron a recoger firmas en contra. Incluso dentro del mismo PSOE hubo voces críticas con la decisión. La primera reacción de nuestro alcalde fue algo así como “Bueno, pues si no es por consenso será porque lo digo yo, y punto“. Sin embargo, poco después se achantó viendo la que se le venía encima y decidió que a la susodicha calle, hasta ahora conocida como General Sueiro (muy céntrica, por cierto), la llamaría de otra manera. Eso sí, Monseñor de Balaguer tendrá la suya. A Belloch se le ha metido en la cabeza homenajear al creador de la secta opusina y nadie le va a bajar del burro (luego que los maños tenemos fama de cabezotas) así que, en lugar de dedicarle General Sueiro, Escrivá de Balaguer estrenará una calle de reciente inauguración, que todavía no tiene nombre. Y así queda solucionado el tema este del consenso con la Ley de Memoria Histórica.

Por si cabía alguna duda, el clérigo en cuestión era un franquista de aúpa, además de un retrógado machista. Como prueba de lo primero basta con recordar las dos condecoraciones que le otorgó Franco en 1954 y 1960 por sus ejemplares servicios al régimen nacionalcatolicista o citar una de las cartas que escribió al dictador, en la que pedía “a Dios Nuestro Señor que colme a Vuestra Excelencia de toda suerte de venturas y le depare gracia abundante en el desempeño de la alta misión que tiene confiada“. Con respecto a su actitud hacia la mujer, nos dejó lindezas del estilo de: “La mujer está llamada a llevar a la familia, a la sociedad civil, a la Iglesia, algo característico, que le es propio y que sólo ella puede dar” o “ellas no hace falta que sean sabias: basta que sean discretas“. No es de extrañar pues que la Asociación de la Memoria Histórica haya dado la voz de alarma.

Según reconoció el mismo Belloch, su empecinamiento responde a un compromiso personal adquirido con el director del colegio mayor universitario Miraflores, vinculado al Opus Dei. Vamos, que un día así hablando un poco de todo le prometió a su amigo el cura que le pondría una calle a su maestro. Como quien promete a su cuñado que le pasará un cedé con las fotos de nochebuena. Se desconoce el nivel de alcohol en sangre que llevaba ese día el alcalde pero, pese a su conocida afición por la bebida, no me parecería raro que apalabrase tal despropósito incluso en estado sobrio, teniendo en cuenta su devoción hacia los sectores ultracatolicistas. No en vano, ya se había hecho notar por negarse a quitar los cricifijos de los plenos del Ayuntamiento, participar en procesiones religiosas a título oficial u oponerse a la circulación del “bus ateo” por la capital aragonesa. Pero está claro que bendiciendo el callejero de la ciudad con el nombre de semejante personaje se ha superado a sí mismo.

El sinsentido de inmortalizar la figura del fundador del Opus Dei precisamente ahora que se está intentando acabar con los numerosos resquicios fascistas de nuestras calles es tan ridículo que merece ser tomado con humor. Y nadie lo ha retratado mejor que el gran viñetista Manel:

17-febrero-09blog